A veces, basta una única palabra de amor para hacer brotar la reconciliación

Imagina que, desde hace mucho tiempo, tienes prejuicios —según tú, sólidamente fundados— hacia una persona, y alguna circunstancia concreta te pone en contacto con ella. Cruzáis unas palabras amables y los prejuicios se desvanecen, porque lo cierto es que no ves nada en ella capaz de justificarlos. El poder de una simple palabra amable lo ha cambiado todo…. Quizá mires a otro con desconfianza, hasta el punto de que te parece imposible ser su amigo; quizá algún rumor os haya puesto mutuamente en contra; o quizá os consideráis rivales. Sin embargo, una palabra amable —o quizá la simple noticia de ella— es suficiente para aclarar las cosas y para que dé comienzo una amistad duradera….Otros pueden haber delatado el odio que te profesan solo porque esperan de ti crueldad. Cuando en su lugar reciben una palabra o un gesto amables, caen sus defensas y suelen devolver la amabilidad que les ofreces. Hasta las disputas sin contrario, que son las más difíciles de zanjar, se arreglan rindiéndose a las palabras amables. La mayoría de las peleas se inician por malentendidos; muchas disputas que viven en silencio no hacen sino acrecentarlos, y cualquier explicación se convierte en uno nuevo. Tu única esperanza son unas palabras amables pronunciadas con comprensión. No aclararán el malentendido, pero lograrán algo mucho más grande: harán innecesarias las explicaciones, evitando así el peligro de reabrir viejas heridas.Otras palabras suelen crear enemistades y envenenan aún más antiguos malentendidos; pero, a veces, basta una única palabra de amor para hacer brotar la reconciliación. Palabras como esta pueden ser suficientes para acabar con una enemistad carente de motivos, o para disipar un equívoco. Frases sin importancia como «estoy orgulloso de ti», «¿tú qué opinas?», «si te parece» y «gracias» son detalles de cortesía que lubrican los engranajes de la monótona maquinaria de la vida diaria. Son el sello de la buena educación.Comienza por aplicar este toque mágico de la deferencia en tu propia casa. No existe otro lugar donde sea más necesario… ni esté más olvidado. Seguro que tu familia tiene muchas cosas buenas. ¿Cuánto tiempo hace que no manifiestas tu admiración hacia alguna de ellas?

Origen: A veces, basta una única palabra de amor para hacer brotar la reconciliación

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s