Cierta vez existió debajo de la tierra una caverna. Durante toda su existencia había permanecido en la oscuridad. Un día una voz llamó:
– “Sube y ven hacia la luz, ven a ver la luz del Sol”.
La caverna respondió:
– “No entiendo que quieres decirme; nada existe fuera de la oscuridad”.
Pero finalmente la caverna tuvo valor para subir y quedó sorprendida al ver la luz por todas partes. Entonces la caverna se dirigió al Sol y le dijo:
– “Ven ahora tú conmigo y conocerás la oscuridad.”
– “¿Qué es oscuridad?” preguntó curioso el Sol.
La caverna insistió: – “Ven conmigo y verás”.
Un día el Sol aceptó la invitación. Al entrar, la caverna dijo: – “Ahora verás mi oscuridad”.
– “¿Qué oscuridad?” preguntó curioso el Sol.
La caverna insistió: – “Ven conmigo y verás mi oscuridad”. Pero no había ninguna oscuridad.

El mensaje es sencillo: La oscuridad no es nada; no es más que la ausencia de luz.

Lo malo no es más que ausencia, vacio, de algo bueno y que anhelamos.
A veces pensamos que ya es tarde, soy mayor para cambiar. No importa la edad; recuerda que una vela siempre arde con la misma intensidad, independientemente de cuanto queda de cera. Vivir nuestra luz mientras brilla, iluminar con nuestra fe. Aunque solo viviésemos los últimos 15 días de nuestra vida con esta luz encendida

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s